La tripulación de la «Misión Marte» sale de una simulación de un año en Hawai

Después de 365 días, la misión más larga de la historia del proyecto, seis miembros de la tripulación salieron de su hábitat de simulación de Marte en las laderas de Mauna Loa en la Isla Grande de Hawai el domingo. La tripulación vivió aislada en una cúpula geodésica situada en un entorno similar al de Marte como parte del cuarto proyecto de la Universidad de Hawaii en Manoa, Hawaii Space Exploration Analog and Simulation, o HI-SEAS. University of Hawai’i News hide caption

toggle caption

University of Hawai’i News

Después de 365 días, la misión más larga en la historia del proyecto, seis miembros de la tripulación salieron de su hábitat de simulación de Marte en las laderas de Mauna Loa en la Isla Grande de Hawai el domingo. La tripulación vivió aislada en una cúpula geodésica situada en un entorno similar al de Marte como parte del cuarto proyecto Hawaii Space Exploration Analog and Simulation, o HI-SEAS.

University of Hawai’i News

Hace un año que Christiane Heinicke no come un huevo. O ha estado en un coche. O salir a la calle sin un traje espacial.

Desde el pasado mes de agosto, la física alemana ha estado viviendo con otras cinco personas en una cúpula de 1.200 pies cuadrados alimentada por energía solar en la ladera de un volcán hawaiano en un experimento de vida similar a la de Marte. El proyecto, conocido como Hawaii Space Exploration Analog and Simulation, o HI-SEAS, terminó el domingo.

EN VIVO en #Periscope: Dentro del hábitat de #hiseas https://t.co/KMpRMymncE

– Universidad de Hawái (@UHawaiiNews) 28 de agosto de 2016

Hoy, la tripulación está de vuelta en la ciudad de Kailua-Kona para informar y responder a la gran pregunta: ¿Qué consejo darían a los futuros aspirantes a habitantes?

«Trae algo en lo que trabajar. Algo significativo en lo que trabajar», dijo Heinicke en un vídeo publicado en Twitter el domingo por la Universidad de Hawái, que dirige el proyecto de investigación financiado por la NASA. «Uno de tus mayores enemigos es el aburrimiento. El otro gran enemigo, por supuesto, es el resto de la tripulación», dijo, riendo.

El objetivo de HI-SEAS es probar cómo sería para la gente vivir en Marte, y lo que los diseñadores del proyecto llaman «el rendimiento y la cohesión del equipo» – o cómo un grupo de extraños podría manejar estar atrapados juntos durante 12 meses.

Cuando se le preguntó qué había aprendido sobre cómo afrontar la vida y el trabajo con las mismas cinco personas todo el tiempo, Heinicke dijo que las emergencias juegan un papel sorprendente a la hora de ayudar a la gente a llevarse bien.

En un momento dado, por ejemplo, el sistema de recogida y tratamiento de agua se rompió. Para simular la vida en Marte, el equipo recibió agua y comida sólo cada dos y cuatro meses, respectivamente. «Obviamente, necesitamos agua, así que todos necesitábamos trabajar en eso como grupo», recordó Heinicke.

«Si tenías algunas discusiones dentro del grupo… realmente ayuda tener una emergencia para trabajar juntos, porque todos tienen una nueva motivación», dijo.

Los diseñadores del estudio describieron la pequeña cúpula en la que vivía la tripulación como un «hábitat», escribiendo en un comunicado de prensa:

«Se trata de un diseño de concepto abierto que incluye zonas comunes como cocina, comedor, baño con ducha, laboratorio, ejercicio y espacios de trabajo. Un loft en el segundo piso tiene una superficie de 424 pies cuadrados e incluye seis dormitorios independientes y un medio baño. Además, un taller de 160 pies cuadrados convertido en un contenedor de acero de 20 pies de largo está unido al hábitat»

Vivir en un espacio tan reducido es difícil. Al preguntarle si la experiencia le dejó algún amigo cercano, Heinicke fue diplomática. «Um, bueno, con tres de ellos definitivamente voy a mantener un contacto muy estrecho», dijo.

Seis personas acaban de terminar un experimento de un año viviendo dentro de una cúpula en Hawai para simular la vida en Marte. Sian Proctor/NASA HI-SEAS hide caption

toggle caption

Sian Proctor/NASA HI-SEAS

Seis personas acaban de terminar un experimento de un año viviendo dentro de una cúpula en Hawái para simular la vida en Marte.

Sian Proctor/NASA HI-SEAS

Cientos de personas solicitan formar parte de las misiones HI-SEAS de todo el mundo; ésta ha sido la cuarta. Las misiones anteriores han durado cuatro u ocho meses cada una. (Otra simulación que terminó en 2011 en Rusia duró 520 días.)

El año pasado, un miembro de la tripulación de la misión Hawaii Space Exploration Analog and Simulation sale de la cúpula donde estaban aislados. University of Hawaii hide caption

toggle caption

University of Hawaii

El año pasado, un miembro de la tripulación de la misión Hawaii Space Exploration Analog and Simulation sale de la cúpula donde estuvieron aislados.

Universidad de Hawái

Un comité de expertos espaciales elige a los miembros de la tripulación a los que describen como «astronautas», y los criterios de los candidatos incluyen una licenciatura en ciencias o ingeniería, al menos tres años de experiencia en investigación o estudios de posgrado, y fuerza mental y física. Además de Heinicke, la tripulación de esta misión incluía un médico de la NASA, un hidrólogo de Montana, un ingeniero y piloto formado en el MIT, un astrobiólogo francés y un estudiante de arquitectura de la Universidad Tongji de Shanghai.

Los miembros de la tripulación tenían acceso a Internet y al correo electrónico, pero había un retraso de 20 minutos para enviar o recibir un mensaje, para simular el tiempo que se tarda en transmitir un mensaje entre Marte y la Tierra.

Los seis miembros de la tripulación mantuvieron blogs sobre la experiencia. En uno de ellos, la doctora de la misión, Sheyna Gifford, escribió sobre la experiencia de echar de menos la Tierra sin abandonar el suelo.

«Durante unos meses, después de que comenzara la misión, tenía una especie de sueños de vigilia, momentos brillantes en los que, por un instante, me encontraba en algún lugar de la Tierra. Nueva Orleans. El puerto de Boston. Una esquina de Nueva York donde solía comprar falafel y ver a la gente pasear a sus perros.

«Luego, parpadeaba y desaparecía. Los llamaba ‘Earthflashes’. Duraban unos meses antes de desvanecerse tan misteriosamente como habían empezado».

Los investigadores a cargo de HI-SEAS ya están planeando las próximas simulaciones de Marte. Los potenciales miembros de la tripulación pueden solicitar ahora pasar ocho meses viviendo en la versión hawaiana de Marte en 2017 y 2018.

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.