Evangelista tecnológico

En el cristianismo, la palabra evangelista procede del griego koiné εὐαγγέλιον (transliterado como euangelion) a través del latinizado evangelium, tal y como se utiliza en los títulos canónicos de los Cuatro Evangelios, escritos por (o atribuidos a) Mateo, Marcos, Lucas y Juan (también conocidos como los Cuatro Evangelistas). El concepto de compartir determinadas normas establecidas para ayudar a otros a adoptarlas es similar en el ámbito tecnológico.

El término «evangelista del software» fue acuñado por Mike Murray, de la división de ordenadores Macintosh de Apple Computer. Formaba parte del impulso de Apple para competir con IBM y describía específicamente la iniciativa de ganarse a los desarrolladores de terceros de forma retórica para persuadirles de que desarrollaran software y aplicaciones para la plataforma Macintosh. En palabras del propio Guy Kawasaki, significaba «utilizar el fervor y el celo (pero nunca el dinero) para convencer a los desarrolladores de software de que creasen productos para un ordenador sin base instalada, con 128K de RAM, sin disco duro, sin documentación y sin soporte técnico, fabricado por una empresa poco fiable que IBM estaba a punto de liquidar». El primer evangelista tecnológico identificado como tal fue Mike Boich, que promovió el ordenador Macintosh. El trabajo suele estar estrechamente relacionado con las ventas y la formación, pero requiere habilidades específicas de marketing tecnológico. Por ejemplo, convencer a un comprador o usuario potencial para que cambie de métodos antiguos a otros nuevos. También está el caso de la adopción de nuevos productos, como la informática ecológica. El aspecto del marketing implicado en el evangelismo tecnológico está fuertemente influenciado por Geoffrey Moore y sus libros sobre el ciclo de vida de la adopción de tecnología. Una de sus posturas sostiene que el papel del evangelista se vuelve crítico cuando se aborda lo que él identificó como el «abismo» que existe entre la adopción temprana y la corriente principal.

El evangelismo tecnológico se asocia a veces con un empleado interno asignado para fomentar nuevas prácticas dentro de una organización. Los métodos de evangelización disponibles incluyen un proceso STREET modificado (Scope, Track, Rank, Evaluate, Evangelize, Transfer) y el proceso que aprovecha el ciclo hype. El evangelismo también puede adoptar la forma de un proceso de aprendizaje y emplear herramientas como los sistemas de gestión del aprendizaje (LMS).

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.